martes, 30 de septiembre de 2014

Among Linguists (Border Slam)

I'm a monster y serlo es cosa de lingüistas. ¡Puritanos! Vigías de la lengua, cuidadores del idioma y caballeros armados con diccionarios, tesauros y otras armas malignas. Escritores frustrados, escribidores de clóset. Durante la carrera, me llamaron "La Partícula Revoltosa" por andar pepenando historias con los literatos, luchando contra demonios a lado de los psicólogos -por los que tengo una repulsión vomitiva irracional- y se hizo más fuerte cuando supieron que estoy comprometida con un beisbolero.

Da fuck is going on? Je ne sais pas. Al principio todo bien, lo yankee con lo yankee, los franchutes en los caffes y los nipones... que los nipones hagan lo que quieran. Ya sobrevivieron a la fuerza nuclear, que hagan lo que quieran. Primero todo camina bien, todo va en orden, derechito. Las tablas de comparación son rectas preciosas de más de noventa por hora, las metáforas son claras como el agua y tan comprensibles que es ridículo. Alle ist Perfekte. And then! Alle ist Krank! Y pierdes el acento y modulas tanto que ya no sabes qué carajos hablas. Entonces empiezas con las senseless bullshit. Tienes la perra suerte de que la vez que se te ocurre decir "itadakimasu!" antes de la comida hay un alguien con conocimientos alejados años luz de tu sapiencia nipona. "aa, nihongo ga hanashimasuka?" Qué triste que puedas efectivamente entender la frase para poder responder "aa, sumimasen. Watashi wa nihongo ga hanashimasen." -Disculpe, no hablo japonés. "Aa, so so. Shinpai shinaide." Fue otra manera de "Ay,pendeja ¿Entonces para qué hablas?".

¿Aprendes la lección? No, estudiante de idiomas arrogante, no la aprendes. Porque luego te despides diciendo "au revoir" o agradeces con "grazie mille" y "xié xié" "Parles-vous Francais?" "Je ne parle pas." Y al final te enamoras del español, te enamoras tanto que lo escribes con E mayúscula inicial. Vuelves a ser vigía, pero pocho de clós--- Armario. No es un regaño, no es una pedrada. Es un reflejo. Shit happens. Primero todo camina bien, todo va en orden, derechito, luego las tablas de comparación son curvas, parábolas y las raíces torcidas de un tercer molar que viene chueco, las metáforas son claras como el agua... del río Tijuana y tan comprensibles dentro de tu cabeza que es ridículo. Yo soy La Partícula Revoltosa... Fin de transmisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario