domingo, 22 de septiembre de 2013

One-Way Mirror

Era normal verla ahí. Sentada sola, con la vista fija sobre las grafías.
Se ocultaba bajo las gafas, detrás de los libros. Armada con plumas y lápices había decidido enfrentarse al mundo sola.

Nadie veía más allá, nadie quería y en ocasiones se sentía invisible, prescindible, desechable, olvidable. 

Siempre la amiga 'buena onda', nunca la amiga 'bonita'. 

Era una niña y pronto aprendió que no hay nada más cruel que un escolar. 
Se sentía como detrás de cristal polarizado. Podía verlos, pero nadie la veía... porque nadie quería.  
"...I'm a hazard to myself, don't let me get me, I'm my own worst enemy..." 
Carajo, parecía que P!nk la espiaba.

Siempre la amiga 'buena onda', nunca la amiga 'bonita'.  

Los compañeritos de la escuela poco sabían de cuán duros podían ser, pero hay cosas que a los adultos no se les debería permtir. 
Nadie le gana a un escolar, pero los mayores también tuvieron sus formas para lastimar.  Ella podía oirlos comentar a sus espaldas. 

"La niña-niño, escuché que es lesbiana o algo así." 
"¿En serio vas a dejar que tu hija invite a esa niña? ¿No te preocupa?
"He oído que es muy agresiva.

Era normal verla ahí sentada sola con la mirada fija en las grafías. 
Escondiéndose del mundo. 
Escondiéndose en su propio mundo

No puedo decir cómo acabo porque la niña creció
La historia no se acabó. 
Ella creció, le habló al mundo, le gritó
Armada con lápices y plumas escribió su nombre en la memoria y el corazón de uno, dos, tal vez más.

La niña creció y se aseguró de no estar detrás del cristal polarizado... Nunca más.
Tomó el micrófono, empuñó el bolígrafo. Le sonrió al mundo en general.
Todos tenemos problemas y por alguna razón estos eran los de ella. 
Todos tenemos problemas. Está en nosotros crecer ante ellos o perecer por ellos

Gracias por tu atención. 
Para mí significa demasiado por fin ser capaz de expresar un poquito de todo lo que pasó... 

Lo que pasé.


No hay comentarios:

Publicar un comentario