martes, 9 de octubre de 2012

Álter ego


En la clase de Taller de Dicción nos pidieron escribir un pequeño texto en el que un álter ego hablara por nosotros, todo como parte de un ejercicio de impostación. En ese momento tenía fresquito el concepto de 'Dragón' (una explicación desde la perspectiva de las artes marciales provista por mi Sabonim Héctor Ramos), así que decidí que ese álter ego fuera ese Dragón que ahora sé que me detiene de vez en cuando cada que le place; tengo un gusto especial por los personajes altaneros y constestones... ese es mi Dragón, mi Álter ego y a veces... soy yo.


Priscila tiene la mala costumbre de no presentar a la gente, por eso me presentaré yo sola.

Hola, soy la Priscila que pocos conocen demasiado y que muchos conocen muy poquito. Soy la parte autodestructiva de esta chamaca que se cree escritora y renunció antes de entrar a la carrera, la que se cree declamadora y oradora y... y no habla cuando es esencial. Soy esa Priscila que en algún otro derrame de tinta se llamó Ixchel. Soy la que la detiene cuando quiere gritar, soy la que ahoga los gritos contra la almohada, soy la que amordaza sus ideales. Soy la nube gris en el día soleado dque esta pulga vivaracha proyecta a diario, soy parte de su realidad y uno de sus secretos más explotados, soy la base de sus personajes oscuros, soy el diablito en su hombro izquierdo, en su hombro derecho, en su cabeza, en todas partes. Soy su escudo aunque ella no quiera, soy su arma aunque ella lo niegue...  ¿Oculta en las sombras? S'il vous plaît! Estoy más presente de lo que ella cree, más ante el mundo de lo que ella quisiera.

Hola, soy Priscila, pero no le digas que yo te dije.

No hay comentarios:

Publicar un comentario