jueves, 15 de marzo de 2012

TENER


Del verbo tener…

Infinitivo: TENER

Primera persona del singular: tengo.

Tengo un pedazo del eclipse del ’91 aunque no había nacido, tengo un montón de ollas de oro que comprueban que he llegado al final de mucho arcoíris. Tengo amigos en la Antártica que son más cálidos que los enemigos que he hecho en el Sahara. Tengo ganas de gritar, de ser capaz de hacerme notar  en medio de esta inmensa cantidad de gente. Tengo intensiones y preocupaciones; pasiones aficiones y fobias. Tengo atoradas en la garganta un par de palabras, te tengo entre el corazón y en la razón.

Segunda persona del singular: tienes.

Tienes ambiciones, gustos, trabajo y vacaciones. Tienes una manera particular de ver lo que te rodea y una forma aún más rara de ejecutar ideas, tienes la capacidad, las herramientas y mil y un obstáculos. Tienes problemas, amigos, familia; tienes ocupaciones y preocupaciones, sueños, secretos, tienes lo que te toca y lo que te agandallaste. Tienes una sonrisa contagiosa y un par de manos que podrían sostener al mundo; tienes ángel y tienes un pacto.

Tercera persona del singular: tiene.

Tiene objetivos y confusión. Tiene besos desperdiciados, saludos y contactos bloqueados. Tiene ojos azules, labios rojos y negras intenciones; tiene gentileza, nobleza y una extraña humildad. Tiene obsesiones, ratos de locura y ratas filosofando. Tiene larguísimos estratos de aburrida normalidad, tiene inseguridad, pena y coraje; tiene lo que necesita y tiene ansias de más. Tiene más de una victoria y tiene más derrotas de las que puede contar.

Primera persona del plural: tenemos.

Tenemos situaciones, planes e improvisaciones, palabras para llorar, lágrimas para gritar y viceversa. Tenemos adicciones, filias, fijaciones, tenemos ganas de brincar del borde del edificio y arriesgarlo todo. Tenemos música y canciones y notas y compases; tenemos películas, dramas, comedias, tragedias, muerte, vampiros y dragones. Tenemos amor, abrazos, química y matemáticas. Tenemos lo que no nos corresponde porque tenemos la desvergüenza de reclamarlo

Segunda y tercera persona del plural: tienen.

Tienen juicios y veredictos, las ideas erróneas, dulces amargos e incendios helados, celos infundados. Tienen culpas, bendiciones, remordimientos, cartas, pruebas, evidencias y mentiras. Tienen alcohol en la sangre y estupefacientes en el sistema, tienen colores, matices, moretones, colmillos, mordidas. Tienen la necesidad de observarlo todo, tienen la vaga idea de que la experiencia los exenta. Tienen fotografías, almas, chismes, reproches.


HE DICHO.

30.12.2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario